México progresa como equipo en la Copa Oro

By Dylan Butler

La paciencia es una virtud. También es una de las razones por las que México derrotó a Trinidad y Tobago, 1-0, en cuartos de final de la Copa Oro CONCACAF el sábado en el Georgia Dome.

El campeón defensor de las dos últimas ediciones demostró un aplomo admirable cuando tuvo que batallar contra el portero Jan Michael Williams, quien hizo numerosas salvadas para frustrar a los mexicanos.

"Lo mejor que hemos hecho esta noche fue no ser desesperados," dijo el delantero mexicano Rafael Márquez Lugo tras el partido. "Sabemos que tenemos la presión de ganar y en vez de ser apresurados  y hacer un juego sin orden, creo que mantuvimos la misma línea, seguimos jugando bien con el balón  y al final logramos  la meta  estar en las semifinales. "

El Tri se mantenía en el camino al triunfo, incluso cuando parecía que Williams no podía ser vencido.

"El equipo no llegó a desesperarse", dijo el entrenador mexicano José Manuel de la Torre.

"Chepo" sabía que el partido sería complicado, que Trinidad y Tobago - con su combinación de velocidad, la fuerza y ​​la altura - plantearían un desafío diferente para su equipo.

Lo que quizás no esperaba era un esfuerzo heroico por Williams, que mantuvo México sin poder abrir el marcador hasta bien entrada la segunda mitad.

"Quiero referirme al gran trabajo del portero,  tuvo una gran noche", señaló Márquez Lugo. "Si él no hubiera jugado como lo hizo, talvez pudimos haber  marcado uno o dos goles en el primer tiempo y ver un partido diferente. Fue muy difícil para nosotros anotar ".

Justo cuando parecía que tal vez el partido se iba a la prórroga, Raúl Jimenez mandó un balón a un costado donde  Williams no pudo llegar al rematar un excelente centro de Miguel Layun en el minuto 84 desde unos ocho metros.

"Como ese, hubo cuatro o cinco antes que pudieron haber acabado en gol, pero eso es el trabajo de un centro delantero  dijo de la Torre. "Se trata de estar ahí para las oportunidades adecuadas que se crean para él. Es parte de su trabajo ".

Layun hizo su trabajo, constantemente por la banda presionando a los "Soca Warriors"  fabricando centros peligrosos para los delanteros. De hecho, estuvo a punto de conectar con Jiménez para un segundo gol, pero el joven delantero del Club América, que también marcó ante Canadá en la fase de grupos, no llegó a tiempo para rematar. 

"Siempre trato de hacer que el pase a mis compañeros de equipo sea para crear posibilidades de gol," dijo Layun. "A veces, me gustaría poder anotar también, pero dar asistencias es muy cómodo para mí."

Ahora México está en territorio familiar, jugará las semifinales de la Copa de Oro contra un enemigo bien conocido como Panamá. El Tri, sin duda, se sentirá arropado  el miércoles por otra gran multitud de sus partidarios en el Cowboys Stadium en Arlington, Texas y ansioso además, para cobrarse la derrota del primer partido de la fase de Grupos 2-1.

"Va a ser diferente, porque tenemos algunos juegos más de estar trabajando juntos, de trabajar con otros compañeros de equipo porque hemos tenido muy poco tiempo para prepararnos para la Copa", dijo Layun. "Creo que eso es lo que realmente va a ser la diferencia. Va a ser un partido muy interesante ".