Jermaine Jones está de regreso, mientras EE.UU se prepara para México

Jermaine Jones (camisa blanca) tuvo una destacada actuación con EE.UU durante el Mundial de la FIFA 2014.  (Foto: Mexsport)

WASHINGTON, DC - Después de un año difícil que incluye dos cirugías de hernia deportivas, Jermaine Jones admite que todavía no está para volver como a ser el jugador dinámico que ayudó a impulsar a Estados Unidos durante la Copa Mundial de la FIFA 2014.

A los 33 años, con un consderable rodaje, es comprensible preguntarse si alguna vez va a recuperar su versatilidad de jugar de área a área. Viendo esa percepción, el entrenador de Estados Unidos Jurgen Klinsmann ha utilizado a Jones en el centro de la defensa en algunos partidos amistosos después de sus grandes demostraciones físicas en el mediocampo durante la Copa Mundial de Brasil.

"Me estoy recuperando", dijo Jones, que ha jugado en sólo 12 de los 26 partidos con New England Revolution en la MLS durante este año. "Estoy tratando de conseguir mi estado de forma de nuevo al 100 por ciento."

Pero con la urgencia antes del partido de la Copa CONCACAF de octubre contra México, Klinsmann ha dado la bienvenida con gusto de nuevo a Jones al campamento como mediocampista sin importar en que estado físico se encuentre de cara a los amistosos contra Perú el viernes y el Brasil el próximo martes.

Esa convocatoria se produce tras sólo después de dos apariciones con el club para Jones desde su segunda cirugía, con el entendimiento que los dos amistosos pueden ser tanto para aumentar el estado físico, y demostrar su rendimiento.

"Jones no está en la capacidad física que generalmente trae nuestro grupo", Klinsmann comentó el jueves. "Pero aún así su experiencia, su unidad, su energía y su manera de guiar a las personas a su alrededor es muy importante."

Mientras que el regreso del portero Tim Howard al seno de la Selección de Estados Unidos ha sido más publicitado, lo de Jones puede ser tan importante para un equipo que quiere mejorar su capacidad en la posesión del balón.

Esas son las batallas que Jones todavía quiere pelear, destruir la creación del rival y ayudar a general fútbol a EE.UU. Su habilidad para recuperarse a plenitud por los próximos 37 días serán cruciales para el objetivo a corto plazo.

"Respeto siempre lo que los entrenadores intentan, o lo que quieren de mí", comentó Jones. "Pero siempre he dicho que mi posición, lo que me gusta y lo que quiero para jugar es el centro del campo. Y sé que esto es para mí la mejor posición en la que puedo ayudar al equipo ".

Si Jones logra recuperar su forma, sería un arma importante contra un equipo como México que tuvo más la posesión del balón de sus seis oponentes en el trayecto para sumar su séptimo título en la Copa Oro de CONCACAF.

En los enfrentamientos contra Perú - tercer lugar de la pasada Copa América 2015 y el gigante del fútbol de Brasil- los estadounidenses tendrán por enfrente a rivales jugadores con gran capacidad técnica. Jones ve un rendimiento capaz tanto contra ambos como un elemento esencial para el enfrentamiento del próximo 10 de octubre en Pasadena, California.

"Vamos a intentar todo lo posible para ganar los dos partidos y estar concentrados en ambos encuentros. Espero que no cometemas errores, para que podamos seguir adelante con el juego ante México." "Esto es como una final, y queremos ganarla". Finalizó Jones